domingo, 18 de mayo de 2014

TALLER CASAS BLANCAS II: LA ECOLOGÍA, ¿MODA, MITO O VIDA SANA?

Hola a todos,

continuamos con los temas previos a la excursión del próximo viernes a Casas Blancas, que comenzamos en el anterior post. Y esta vez, le toca el turno a la ecología (Casas Blancas es una finca donde se practica la agricultura ecológica).

¿Qué sabemos de ello? ¿Solemos comprar productos ecológicos? ¿Es la ecología una alternativa necesaria para el planeta? o, por el contrario, ¿es un mito y un engaño?

Últimamente he leído mucho sobre este tema e, incluso, he asistido a alguna charla donde se criticaba a todo lo ECO alegando que, según estudios, los alimentos ecológicos no eran más nutritivos ni tenían mejor sabor que los no ecológicos.
Además, he leído artículos donde científicos hablan de la quimiofobia, el miedo ¿irracional? que muchas personas tienen a los químicos.

¿Natural o química? Cartel creado por James Kennedy
www.naukas.com
Pero, ¿a qué se debe la imagen tan negativa que ha adquirido todo lo 'químico' en los últimos años? Hay una creencia extendida de que nos están envenenando, que las empresas sólo están preocupadas por el marketing y sus ganancias económicas, que lo natural no existe (¿Qué es natural?) y que las etiquetas de ECO o BIO son una falacia, sin 'casi' respaldo legal y que conservantes, colorantes o transgénicos son chachi guays y que lo ecológico es, por decirlo de alguna manera, un sello comercial. Esto lo he leído yo. Así, tal cual.

Y he de decir que en algunas cosas estoy de acuerdo, pero en la mayoría de otras no. Es verdad que me quise apartar, en cuanto empecé a modificar mis hábitos alimenticios, de comentarios que leía por la red infundiendo miedo sobre alimentos o prácticas alimenticias . Llegó un momento en que me agobié y dejé de comer pensando en que, según lo que comiera, iba a enfermar o no; dejé de obsesionarme con etiquetas, ingredientes y aditivos (que no quiere decir que no mire). Sí creo que, dejar la carne y pescado, me va a aportar más beneficios no sólo a nivel físico sino psicológico y ético. En estos temas, como en otros, creo que el no obsesionarse, relajarse y disfrutar de la vida sin pensar en el qué será es la mejor medicina. 



No soy científica, no soy experta en bioquímica, tecnología de los alimentos, ni nutricionista ni nada. Estos días atrás he leído y escuchado cómo se desprestigiaba a lo que muchos llaman la pseudociencia, a las medicinas alternativas, 'naturales', a los que practican lo ecológico. Hay ciertos sectores que necesitan continuamente que un estudio científico avale una alternativa, práctica o resultado. Y sí es verdad que es importante que no nos engañen y que los estudios están para consultarlos y contrastarlos pero, creo, que la verdad absoluta no existe y que, porque algo no se pueda probar, no quiere decir que no se pueda sentir. Un ejemplo, oigo muchas críticas sobre la homeopatía y hay estudios que no defienden su practican y alegan que el efecto placebo es en ella primordial. ¿Y en un medicamento 'tradicional' no puede haber efecto placebo? Digo yo. ¡Cuántas veces me he tomado un medicamento para el resfriado que no me ha hecho nada! ¡Cuántos años tomando antihistamínicos para mi alergia que no me curaba! (Por cierto, no sé ni si habrá relación, pero desde que soy vegetariana, no tomo leche y muy pocos huevos, mi alergia es casi inexistente...).

Pues tantas o más críticas recibe lo ecológico. Y sí es cierto que más que nunca encontramos en supermercados productos ECO, BIO y sin conservantes ni colorantes (que no lo son ciertamente, os aconsejo leer este artículo: CARTA DE UN QUÍMICO A LEO MESSI ), pero fuera de los ganchos comerciales, en casa consumimos productos ecológicos y estamos muy contentos con ello.

Tomates y cebollas del huerto de mis suegros...Ummm!!
Tanto el Consejo de Agricultura Ecológico de la Región de Murcia (CAERM), la organización de consumidores (FACUA) o los estudios de la doctora en Ingeniería Agrónoma de la Universidad de Valencia Mª Dolores Raigón, entre otros, reconocen beneficioso el consumo de productos ecológicos, para uno mismo y para el planeta.

Vivimos en un mundo donde hay derroche de todo. Sólo tenemos que ir a un supermercado y mirar qué productos 'naturales' hay, no envasados ni altamente procesados. Todo está empaquetado, congelado y encontramos una infinita variedad de comida y suplementos que caducan y no llegan a venderse; por tanto, se tira, se malgasta. Considero que debemos reducir nuestro gasto,  nuestro consumo y esto nos beneficiará a nosotros y también a aquellos que no tienen oportunidad de comer, al Tercer Mundo (cada vez, más el nuestro) y a nuestra Tierra, a nuestros hijos y a las próximas generaciones.

Pincha aquí.

Pero no sólo la fruta, verdura o aceite ecológico es mejor, sino también la carne. De vez en cuando, en casa se compra carne porque M. sí consume y lo hace en tiendas ecológicas donde el animal no ha sido tratado con antibióticos, ni engorde y se ha tenido en cuenta la edad de este (en este caso, mi opinión es que aún siendo una práctica menos abusiva, la muerte del animal sigue estando ahí). La ganadería tradicional no suele respetar estos tiempos ni permite que el animal, mientras vive, tenga una vida 'más o menos' digna.

Los detractores de lo ecológico alegan que el precio es excesivo (hay que saber dónde comprar, elegir productos de temporada y contrastar precios, conocer las distintas cooperativas agroecológicas existentes en cada barrio o ciudad y elegir la que más se adapte a nuestras condiciones) y, también, que la alimentación con transgénicos llegará a más población y, por tanto, habrá menos pobreza.

www.ecologismo.com

Yo esto no lo veo así, porque es culpar a lo orgánico de casi la crisis mundial, cuando es el excesivo uso animal el causante de los desequilibrios económicos y de pobreza entre el primer mundo (¿el nuestro?) y los países tercermundistas. Llegará un momento en que el cuidado y muerte de animales deba parar, porque no habrá recursos suficientes para su sustento (además de por el daño moral que nos estamos haciendo). ¿Sabéis que, mayoritariamente, el grano que consumen los animales es el alimento básico de muchos países pobres que lo pierden en beneficio de estos?

El consumo animal es dañiño para el planeta y más,
según el consumo actual.

Si todos tuviéramos nuestro propio huertecillo (o con un grupo de amigos, vecinos etc)y consumiéramos productos frescos, de temporada, crudos en su mayoría, los datos cambiarían. Y partiendo de la teoría de que estamos rodeados de química, a esta le interesa mucho estar presente en esta nueva era de la alimentación 'tecnológica', ¿no creéis?

¿Por qué ahora hay tantos fitosanitarios para acabar con plagas y plagas en nuestras plantas? ¿Quizá porque su elevado uso ha hecho a estas plagas resistentes? ¿Por qué tantas enfermedades en el siglo XXI, con avances científicos e investigaciones? ¿Tiene algo que ver la manera en que hemos comido años atrás? ¿el nivel de vida? ¿estrés? ¿negatividad? ¿genética?

Como mi querido Sócrates...

¿Qué creéis que nos puede aportar lo ecológico, biológico u orgánico a nuestros hábitos? ¿Soléis consumir productos eco?

Lo dejo aquí, esta es vuestra tarea esta semana: contestar a las últimas cuestiones. Yo me acuesto ya, que es casi la 1 de la madrugada y 'dicen' que dormir bien y descansar el cuerpo y mente es sano y beneficioso.
Yo no sé si será verdad pero, por si acaso...ZZzzZZzzZzZZzzz...

¡Buenas eco-noches! ;)

14 comentarios:

  1. Hola Yasmina, esta entrada nos ha parecido muy interesante, porque en realidad, la mayoría de personas, no saben lo que están comiendo, y pensamos que es importante informarse, porque algunos conservantes o aditivos nos pueden afectar a lo largo del tiempo.
    Debido a la poca información que tenemos sobre los productos que lleva la comida, mucha gente sufre quimiofobia y tiene miedo a comer productos químicos.

    Saludos a los fans. Sofía, Anabel y María José.
    One kiss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chicas, efectivamente algunos conservantes o aditivos pueden afectarnos (dependiendo del uso que hagamos y siempre teniendo en cuenta qué nos dicen los estudios sobre ellos), pero recordad lo que se ha comentado en clase: que los propios alimentos ya tienen presentes en sí mismos aditivos o conservantes. Lo que debemos hacer, como consumidores conscientes, es valorar que los alimentos que tomemos concedan un buen aporte nutricional, de calidad. Un besito y a mirar etiquetas sin obsesionarse, jejeje!

      Eliminar
  2. Los productos ecológicos nos aportan una gran concentración de nutrientes y vitaminas además del sabor y textura tan bueno que tienen y lo más importante que no contienen sustancias químicas
    Estos productos como la fruta y la verdura los consumimos diariamente y nos aportan mucha energía,también están las legumbres que son ricas en fibra y todo eso y lo más importante no perjudica a los animales ni a nuestra salud.
    Isidro y Amin 4ºB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yasmina, nos ha parecido muy interesante esta entrada, porque el tema de los alimentos es un tema actual del que toda la gente habla porque al comernos algo no sabemos lo que lleva ese producto y por eso estamos interesados en aprender en la excursion del huerto los productos ecologicos que nos enseñaran.
      Atentamente un saludo de tus alumnos preferidos y preciosos de 4º B
      Pedro Jose Granados Gomez
      Antonio Vera Pagan
      Miguel Muñoz Moreno ( el mas guapo)

      Eliminar
    2. Hola Amin e Isidro, recordad lo expuesto en clase. No le concedamos a la química tan sólo connotaciones negativas, pues estamos rodeados de ella, sino que seamos conscientes de lo que comemos y por qué. Buen apunte: el consumo de fruta y verdura no perjudica ni a los animales ni a la salud. Besitos!

      Eliminar
    3. Gracias a mis alumnos preferidos, por comentar...para mí, es un honor, ;P

      Eliminar
  3. ¿Por qué hay tantas enfermedades en el siglo XXI, con todos los avances científicos e investigaciones que se han hecho?
    Porque los productos que comemos hoy en día, llevan demasiadas sustancias químicas. Todo esto hace que los productos sean cada vez mas artificiales y nos aporten menos cantidad de vitaminas, disminuyendo nuestras defensas y provocando cada vez más enfermedades. LAURA PAGÁN SÁNCHEZ, WIDAD SERGHINI Y XANDRA GÓMEZ GÓMEZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me hago esa misma pregunta muchas veces, chicas. Como hemos dicho en clase, el avance de la ciencia es muy positivo para el bienestar, pero también lo es el respetar los procesos, ritmos o tiempos de la naturaleza. Romper esa cadena, es alejarnos de nuestros orígenes. Un besito!

      Eliminar
  4. Buenos días Yasmina, nos parece muy interesante el tema de los alimentos ecológicos, y pensamos que no todos son tan buenos como dicen. Pero claramente estos son mejores que los que contienen muchos químicos, sin embargo mucha gente desconoce las cosas positivas y negativas de la alimentación.
    Tus alumnas de 4ºB, Nuria Sánchez Fernández y Lucía Sánchez Garre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Que un alimento ecológico sea bueno o no, dependerá de muchos factores (maduración, prácticas agrícolas etc). Yo creo, personalmente, que la moda de comer sano (que está fenomenal, por supuesto, no debería ser moda) ha sido un motivo más para que, empresas y multinacionales, aprovechen el tirón. Ecológico come mucha más población que la que pensamos, sobre todo, en zonas donde la tierra es cultivable, como la nuestra.
      Un besito.

      Eliminar
  5. Hola Yasmina!
    Nosotras consideramos que los productos ecológicos suelen ser más beneficiosos para nuestro bienestar físico y psicológico.

    En nuestras casas solemos consumir productos ecológicos cultivados por nuestra familia. Consideramos que los alimentos normalmente saben mejor.

    Raquel y Cristina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que los alimentos ecológicos saben mejor, porque consumo orgánico desde hace tiempo y noto mucho la diferencia cuando no lo hago. Yo noto que la fruta está hasta más mimada, aunque quizá eso sea mi propia percepción...no sé.
      Considero que muchos consumidores perciben que los alimentos han perdido su sabor, color o propiedades nutricionales por la incorporación de bifidus, ácidos omega 3, omega 6, vitaminas etc y esta 'sofisticación' ha podido confirmar la opinión, generalizada, de que lo químico es malo. Desde hace tiempo escuchamos estas frases: 'el pan, ya no sabe a pan, es chicle', 'el tomate no sabe a nada, con los ricos que estaban los de antes'. Casualidades o no, hay una realidad que no debemos dejar de lado. Un besito, guapas.

      Eliminar
  6. Solo se que desde que en casa consumimos todos los productos ecológicos que podemos, productos frescos, de temporada y de proximidad, vigilo no comprar productos procesados, con conservantes y demás, he retirado los refinados y las harinas son ecológicas; desde entonces mi hija pequeña no ha tenido ni una crisis asmática en todo el invierno, la mayor ha superado los eccemas y la piel atópica, mi marido ya no tiene gota y yo estoy estupenda. Ahí queda dicho, un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montse!
      Nosotros también solemos consumir productos ecológicos, sobre todo, fruta y verdura siempre. Como he dicho, no sé si será por los cambios alimenticios o por consumir ecológico desde hace un año, pero por estas fechas estaba fatal de la alergia (con pastillas, en urgencias poniéndome inyecciones etc) y este año he notado unos pequeños síntomas pero llevaderos (y eso que vivo en mitad del campo, como aquel que dice...) Me alegro que tus niñas, tu marido y tú estéis fenomenal. Un besito y gracias por comentar!

      Eliminar